Polestar presume la resistencia y seguridad de su primer automóvil

Javier Shinigami

noviembre 2, 2018

Polestar presume la resistencia y seguridad de su primer automóvil

Comenzamos por explicar quienes son Polestar, esta empresa de origen sueco y que por muchos años fue subsidiaria de Volvo, enfocándose a la rama de performance, dio el gran paso y se volvió una compañía independiente —en cierta medida— la cual llegará al mercado en un par de años con un vehículo eléctrico de super lujo y un concepto de venta con el que pretenden hacerle frente básicamente a Tesla.

Lo que distingue a Polestar

Uno de los puntos que distinguirá a esta nueva marca, será el modelo de negocio, el cual consistirá en una membresía con una renta mensual, la cual además de incluir el vehículo, el usuario tendrá acceso desde el mantenimiento, asistencia en la carretera como servicios de recogida y entrega, así como su respectiva cobertura de seguro.

Además de que todo el servicio tendrá un enfoque en línea el cual será gestionado por el cliente a través de su aplicación oficial, donde además de acceder a todos estos servicios, podrá conocer distintos datos como sus estadísticas de uso y su calificación como piloto.

Polestar 1

Con un nombre bastante rudimentario el primer modelo eléctrico de la compañía se llamará Polestar 1, pero que el nombre tan simple no los desilusione ya que no refleja el excelente diseño y tecnología que tiene preparada la compañía para ser la delicia de los amantes de los automóviles.

Con el nombre de Polestar 1, la compañía sueca presenta un coupé bastante atractivo, con un diseño muy sobrio pero igualmente elegante, donde se puede apreciar un extenso capo, parrilla prominente y agresiva, luces LED tipo “T”, rines deportivos de gran tamaño equipados con vistosos frenos de disco ventilado y pistones dorados son los elementos necesarios para dejar en claro que la elegancia no esta peleada con la velocidad y que además se puede ser bastante eficiente.

Prueba de resistencia

Ahora pasamos a lo difícil de ver, la prueba de resistencia y seguridad, donde veremos una de las primeras unidades ser sometida a rigurosas torturas hasta quedar totalmente destruida, todo con la finalidad de que los ingenieros y diseñadores puedan aprender de los resultados obtenidos.

En la primera prueba presentada por la compañía sueca nos encontramos con una pista de 150 metros, 12 cámaras con una capacidad para grabar a 1,000 fps además de todos los elementos mecánicos necesarios para simular un impacto a 56 km/h nos permiten apreciar la destrucción de uno de los primeros modelos de la marca, así como su resistencia de fabricación.

Obviamente, Polestar pasa exitosamente esta prueba la que demuestra las buenas raíces que lleva de Volvo, junto a la innovadora tecnología que emplea en su construcción al ser el primer modelo de ambas marcas suecas en emplear Fibra de carbono reforzada con polímero (CFRP) en lugar de metal en la mayor parte de su cuerpo y chasis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *